2.  Profesionalizar y dignificar la labor de los profesionales de seguridad y procuración de justicia:  Habrá que 

desarrollar  esfuerzos  importantes  en  una  amplia  gama  de  temas  que  van  desde  la  capacitación  en  temas 
fundamentales hasta el equipamiento, a si vez, cuidar los procesos de capital  humano  y  dignificación  de  la  labor 
pública. Mejorando claro, las condiciones laborales, de permanencia y prestaciones en función de trayectoria. 

3.  Robustecer  los  sistemas  de  inteligencia:  El  Estado  le  ha  apostado  a  el  trabajo  de  inteligencia  y  por  ello, 

necesitamos consolidar la infraestructura, equipamiento  y  capacitación  en  el  ámbito  de  la  inteligencia.  Sólo  así 
podremos dar sustento a decisiones más efectivas en el combate a la delincuencia y el crimen organizado. 

4.  Centrar el combate al crimen en el desmantelamiento de sus estructuras  administrativas  y  financieras:  Una 

medida clara y probada para frenar la operación del crimen es cortar su operatividad, por ello, la apuesta en materia es 
la  de  atender  en  coordinación  con  las  unidades  de  inteligencia  financiera  y  judiciales  los  recursos  raíz  de  la 
problemática. 

5.  Articular los esfuerzos de los distintos órdenes de gobierno para reducir los delitos de mayor impacto: Las 

diversas  acciones  que  realizamos  para  combatir  los  delitos  del  fuero  común,  así  como  los  de  alto  impacto  como 
homicidios, feminicidios, robos y extorsiones tienen un gran potencial de sinergia si las planteamos como un plan 
integral. Por ello, es necesario atender a cabalidad el marco normativo constitucional en materia de coordinación en 
seguridad. 

6.  Focalizar la prevención del delito: Sabemos que hay situaciones específicas que contribuyen activamente a que 

los entornos familiares y comunitarios se deterioren. Por ello, es necesario focalizar de manera coordinada todos los 
esfuerzos a contribuir con el fortalecer el tejido social con cultura de paz. 

7.  Involucrar a los distintos sectores sociales en el proceso gubernamental. 

8.  Promover la implementación efectiva del Sistema Anticorrupción: En el avance en la construcción de un nuevo 

andamiaje institucional que será clave para fortalecer el Estado de Derecho, es necesario el fortalecer la participación 
ciudadana, así como el acatamiento irrestricto a la normativa. 

9.  Mejoramiento  de  la  función  pública:  Es  fundamental  que  avancemos  en la  profesionalización  de  nuestros 

funcionarios. En ese sentido, habrá que otorgar mayor relevancia al conocimiento, la experiencia y los resultados en 
la función pública, considerando sus aportaciones a las decisiones públicas y a la especialización a favor del buen 
gobierno. 

10. Legislar los alcances del gobierno de coalición: La realidad política ha cambiado y para mejorar la efectividad y 

eficacia del gobierno en el cumplimiento  de  sus  objetivos,  así  como  darle  estabilidad,  es  necesario  el atender 
puntualmente los alcances de una coalición política que se convierta en una propuesta de Estado. 

11. Una nueva protección civil: Si alguna enseñanza nos ha dejado la contingencia sanitaria del SARS-COV-2, es que 

la preparación y creatividad para atender en lo inmediato una emergencia es fundamental para el desenvolvimiento 
y los estragos de esta, por ello, se propone el fortalecer el concepto de protección civil y articularle mecanismos de 
participación interinstitucional y social. 

 

6) 

Nueva normalidad 

El SARS-COV-2, mejor conocido como Covid-19 ha venido a cambiar la dinámica entera de la humanidad, demostrando 
que siempre hay algo que mejorar y siempre hay algo que prever y que todo simplemente puede cambiar. En ese entendido, 
y acordes a una realidad (y sus estragos) que no sabemos a ciencia cierta cuanto van a durar, la propuesta de esta coalición 
se enfoca en atender desde lo local el reto global, construyendo esquemas flexibles que de manera integral den solución 
al momento por el que pasa la humanidad. 

Líneas de acción 

1.  Instituciones, organismos, autonomía y protocolos ante una nueva dinámica social: En un contexto y ambiente 

que puede llegar a ser riesgoso para la vida, habrá que reforzar el andamiaje de atención institucional, para que, sin 
sacrificar el contacto humano, pueda dar atención y solución a exigencias de la sociedad. 

2.  Preparación para riesgos, fenómenos y amenazas futuras: Nuestro estado está expuesto a distintos fenómenos 

de carácter impredecible y natural, esto había sido solventado con mecanismos de participación que ya no están, por 
ello, la propuesta marca el reforzamiento de la cultura de protección civil, creación de esquemas presupuestarios de 
atención inmediata y de prospección de posibles amenazas.