No obstante, no pasa inadvertido para esta autoridad administrativa electoral dos elementos sustanciales en la solicitud que 
nos ocupa y que deben revisarse con atención, siendo las que a continuación se describen: 

A.  El número de candidaturas que se pretenden postular de forma conjunta a través del Convenio de Candidatura 

Común, siendo seis fórmulas para Distritos Electorales y cuatro planillas para Ayuntamientos. 

B.  La presentación de una Plataforma Electoral común. 

Llama especial atención lo expuesto en virtud de que las Candidaturas Comunes son una forma de participación política 
diversa  de  las  Coaliciones,  cuyo  elemento  de  distinción  esencial  se  basa  en  la  idea  de  la  postulación  de  una  misma 
candidata o candidato, pero no de la aceptación de una plataforma política común. 

En  una  Candidatura  Común,  en  principio,  cada  partido  político  mantiene  su  individualidad  en  cuanto  a  los  postulados 
políticos o ideológicos que detentan, pero están de acuerdo en postular a una misma candidata o candidato, ya sea por su 
trayectoria o arraigo en la comunidad, o por las condiciones propias que imperan en la demarcación en la que pretenden 
participar. 

Es así que, tomando en consideración el porcentaje de candidaturas que se pretenden postular y la pretensión de registrar 
una  misma  Plataforma  Electoral,  conforme  a  la  Garantía  de  Audiencia  a  que  tienen  derecho  los  partidos  políticos  que 
promueven la solicitud de mérito, consagrada en el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 
resultó pertinente hacer de su conocimiento lo siguiente: 

I. 

Conforme a las Sentencias emitidas por la Sala Superior del Poder Judicial de la Federación, identificadas 
con  las  claves  y  números  SUP-JRC-24/2018  y  SUP-JRC-66/2018,  la  máxima  autoridad  jurisdiccional 
determinó: 

a)  En el párrafo 5 del artículo 85 de la Ley de Partidos se indica que será facultad de las entidades 

federativas establecer en sus Constituciones locales otras formas de participación o asociación 
de partidos con el fin de postular candidaturas. 

En  ese  sentido,  otra  forma  de  expresión  del  derecho  de  asociación  en  materia  política  está 
constituido por la posibilidad que tienen los propios institutos políticos de unirse con otros para la 
postulación de candidatos en común. 

A  partir  de  lo  expuesto,  la  Sala  Superior  ha  establecido  que  la  viabilidad  de  que  los  partidos 
políticos  formen  alianzas  con  un  objeto  electoral  está  comprendida  dentro  de  su  derecho  de 
autoorganización  que,  a  su  vez,  encuentra  sustento  en  la  libertad  de  asociación  en  materia 
política. 

Asimismo,  se  ha  considerado  que  existe  un  marco  de  libertad  de  configuración  normativa  en 
relación con estas formas de participación, a partir del orden constitucional. 

Sin embargo, la potestad de establecer formas de asociación con fines electorales distintas 
a las coaliciones puede verse limitado por el régimen general en la materia

En todo caso, la normativa debe interpretarse y aplicarse de forma tal que armonice de modo 
adecuado la participación mediante coaliciones frente a otras formas de asociación

Además, para definir la interpretación y alcance de una figura asociativa en particular, no 
se debe atender, única y exclusivamente a su denominación, sino que deben de analizarse 
los  distintos  elementos  fácticos  y  jurídicos  que  concurren  en  la  conformación  de  la 
voluntad de los partidos políticos de integrar una unidad política

b)  La  Sala  Superior  precisó  que  la  armonización  entre  diferentes  formas  de  asociación  puede 

implicar ciertas limitaciones en relación con la posibilidad de presentar candidaturas comunes y 
precisó lo siguiente:   Los partidos políticos están impedidos para convenir una cantidad de 
candidaturas  comunes  que  equivalgan,  cuando  menos,  al  veinticinco  por  ciento  de  las 
postulaciones

c)  Una Coalición tiene por objeto que dos o más partidos postulen al menos el veinticinco por ciento 

de las candidaturas. Mientras que una Candidatura Común supone la unión de dos o más partidos 
para presentar una candidatura específica.