Periódico Oficial 

Victoria, Tam., jueves 28 de enero de 2021

 

Página 15 

 

 

  En caso de que el material probatorio no sea suficiente para aclarar la situación de violencia, 

vulnerabilidad o discriminación por razones de género, ordenar las pruebas necesarias para visibilizar 
dichas situaciones; 

  De detectarse la situación de desventaja por cuestiones de género, cuestionar la neutralidad del derecho 

aplicable, así como evaluar el impacto diferenciado de la solución propuesta para buscar una resolución 
justa e igualitaria de acuerdo al contexto de desigualdad por condiciones de género; 

  Aplicar los estándares de derechos humanos de todas las personas involucradas, especialmente de las 

que pertenecen a algún grupo vulnerable; y, 

  Considerar que el método exige que, en todo momento, se evite el uso del lenguaje basado en 

estereotipos o prejuicios, por lo que debe procurarse un lenguaje incluyente con el objeto de asegurar un 
acceso a la justicia sin discriminación por motivos de género. 

Directrices para proteger los derechos de la persona en situación de víctima en casos de violencia de 
género. 

Conforme al Derecho interno y al Derecho internacional y teniendo en cuenta las circunstancias de cada caso, las 
autoridades competentes en los procedimientos disciplinarios y de investigación administrativa, en el marco de 
sus atribuciones, velarán por la protección de los derechos de la persona en situación de víctima de manera 
efectiva, proporcional e integral. 

 

Etapa III: Seguimiento de las acciones y acuerdos derivados del procedimiento. 

 

Los casos de violencia de género resueltos por vía del procedimiento formal, deberán contar con una fase de 
seguimiento a corto, mediano y largo plazos por parte de la persona titular de la entidad o dependencia que 
conoció del asunto y de la Comisión de Igualdad de Género. 

Las sanciones que deriven de la aplicación del Protocolo serán ejecutadas por las autoridades competentes en 
términos de la legislación que en materia de responsabilidades administrativas resulte aplicable, sin demérito de 
las demás sanciones que resulten en términos de la legislación vigente.  

El seguimiento de las acciones y acuerdos derivados tendrá como fin vigilar la eficiencia de las medidas 
adoptadas y así evitar problemas de reincidencia, minimizar el impacto de los hechos ocurridos, restaurar el 
ambiente sano y seguro, y prevenir otros actos de violencia o la re-victimización.  

Para ese caso, se deberá mantener comunicación directa y permanente con la persona que presentó su queja, 
según sea el caso. Por lo menos deberá darse un seguimiento hasta los 3 meses posteriores al acuerdo entre las 
partes o la resolución del asunto. 

En caso de que la persona afectada fuese sujeta a represalias por la presentación de la queja en contra de actos 
violencia de género, podrá contactar al Comité para la Prevención, Atención, Sanción y Seguimiento de la 
Violencia de Género
, para que, en colaboración con el área administrativa correspondiente, se tomen las 
medidas necesarias contra estos hechos. 

Las acciones y acuerdos tomados en este Protocolo, son independientes a las sanciones aplicables a los 
servidores públicos en la legislación vigente. 

 

CAPÍTULO VII. EVALUACIÓN DE LOS MECANISMOS DE ATENCIÓN 

 

El Comité establecerá un mecanismo de evaluación de los procedimientos de atención de casos de violencia de 
género, con el fin de medir el nivel de satisfacción de las personas usuarias y el impacto de las resoluciones y 
acuerdos en la disminución de la violencia de género en el Gobierno municipal. 

El Comité publicará anualmente, a través de los medios que considere más adecuados, un informe estadístico 
sobre la implementación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género para conocimiento de 
la sociedad. 
 

 
 

ANEXO 1 

GLOSARIO DE TÉRMINOS. 

 

Acoso Sexual: Forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación formal, sí se identifica un ejercicio 
abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de 
que se realice en uno o varios eventos, relacionado con la sexualidad de connotación lasciva, que atenta contra 
la dignidad de la víctima y que convierte su entorno laboral en intimidatorio, degradante u ofensivo. El acoso 
sexual constituye una forma de violencia de género que se puede presentar además a través de mensajes, 
sonidos o exposición de imágenes de carácter sexual dirigidos a la víctima y en el cual no es necesario que 
exista una relación de subordinación entre la víctima y la persona agresora.