PODER EJECUTIVO

PODER EJECUTIVO SECRETARIA DE RELACIONES EXTERIORES

PROGRAMA de 2Cooperación 2Internacional para el 2Desarrollo 2021-22024

PROGRAMA de Cooperación Internacional para el Desarrollo 2021-2024.

Programa de Cooperación Internacional para el Desarrollo 2021-2024
Secretaría de Relaciones Exteriores
Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID)
PROGRAMA ESPECIAL DERIVADO DEL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO 2019-2024
1.- Índice 1.- Índice 2.- Fundamento normativo de elaboración del programa 3.- Siglas y acrónimos 4.- Origen de los recursos para la instrumentación del Programa 5.- Análisis del estado actual 6.- Objetivos prioritarios 6.1.- Relevancia del Objetivo prioritario 1: Contribuir a alcanzar los objetivos generales de la política interior, en materia de paz, Estado democrático y de derecho; bienestar social; y desarrollo económico de la población mexicana, con apoyo de la cooperación internacional recibida 6.2.- Relevancia del Objetivo prioritario 2: Lograr que la política mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, contribuya al desarrollo humano sostenible de nuestros Países socios, con prioridad en las poblaciones de Centroamérica y el Caribe 6.3.- Relevancia del Objetivo prioritario 3: Contribuir al cumplimiento de las agendas regionales y globales de desarrollo, mediante la participación activa de México en Foros y Mecanismos de cooperación 6.4.- Relevancia del Objetivo prioritario 4: Fortalecer la gestión eficaz de la cooperación internacional para el desarrollo, mediante la institucionalización de instrumentos, herramientas, metodologías y capacidades al servicio del Sistema Mexicano de CID 6.5.- Relevancia del Objetivo prioritario 5: Promover a México a través de la diplomacia cultural y acciones de promoción económica y turística, para impulsar el crecimiento económico y la marca país 6.6 Prioridades temáticas y transversales para potenciar el desarrollo del país y nuestros socios 7.- Estrategias prioritarias y Acciones puntuales 8.- Metas para el bienestar y Parámetros 9.- Epílogo: Visión hacia el futuro 10.- Lista de dependencias y entidades participantes 2.- Fundamento normativo de elaboración del programa Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos El Gobierno de México sustenta su política exterior en los principios inscritos en el artículo 89, fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que incluyen la no interferencia en los asuntos de internos de otros países, la igualdad jurídica de los Estados, la promoción de la paz y seguridad internacional a través de la solución pacífica de las controversias, así como, de manera notable la cooperación internacional para el desarrollo. Asimismo, nuestra Carta Magna establece las bases de la planeación de la política pública en sus artículos 25 y 26, pues en el primero de ellos señala que "corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional para garantizar que éste sea integral y sustentable...", mientras que en el segundo, apartado A, se establece que "el Estado organizará un sistema de planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, competitividad, permanencia y equidad al crecimiento de la economía". Específicamente, se asienta que habrá un Plan Nacional de Desarrollo, al que se sujetarán obligatoriamente los programas de la Administración Pública Federal. Por su parte, el artículo 134 Constitucional señala que los recursos económicos de la Federación, las entidades federativas, los Municipios y las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, deberán ser administrados con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez. Ley de Planeación   De conformidad con el artículo 22, "El Plan indicará los programas sectoriales, institucionales, regionales y especiales que deberán ser elaborados conforme a este capítulo, sin perjuicio de aquellos cuya elaboración se encuentre prevista en las leyes o que determine el Presidente de la República posteriormente. Estos programas observarán congruencia con el Plan, y su vigencia no excederá del período constitucional de la gestión gubernamental en que se aprueben, aunque sus previsiones y proyecciones se refieran a un plazo mayor". De conformidad con el artículo 26 de la Ley de Planeación, los programas especiales se referirán a las prioridades del desarrollo integral del país, fijados en el Plan o a las actividades relacionadas con dos o más dependencias coordinadoras de sector. Asimismo, en el artículo 16, fracción IV, de la misma Ley, indica que las dependencias de la Administración Pública Federal deberán asegurar la congruencia de los programas sectoriales con el Plan Nacional de Desarrollo, así como los programas especiales. Ley Orgánica de la Administración Pública Federal De conformidad a lo dispuesto en el artículo 28 fracción I de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, corresponde a la Secretaría de Relaciones Exteriores promover, propiciar y asegurar la coordinación de acciones en el exterior de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal; y sin afectar el ejercicio de las atribuciones que a cada una de ellas corresponda, conducir la política exterior, para lo cual intervendrá en toda clase de tratados, acuerdos y convenciones en los que el país sea parte. Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo La citada Ley, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 6 de abril del 2011, establece los pilares del sistema mexicano de cooperación internacional para el desarrollo, dentro de los cuales se encuentra la creación de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y la constitución de su Consejo Consultivo; las prioridades sectoriales y geográficas, así como la obligación de elaborar un programa de cooperación, entre otras disposiciones. El Programa de Cooperación Internacional para el Desarrollo tiene su fundamento legal en los artículos 6, inciso b), 10 fracción II, 15, 19 fracción IV, 22, 23, 24, 25 y 26. Además, fundamenta su operatividad a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Registro Nacional de Cooperación Internacional para el Desarrollo, componentes del Sistema Integral de Cooperación Internacional para el Desarrollo. De acuerdo con el artículo 1 de la LCID, la cooperación internacional para el desarrollo comprende la transferencia, recepción e intercambio de recursos, bienes, conocimientos y experiencias educativas, culturales, técnicas, científicas, económicas y financieras con otros países, así como con organismos internacionales. El mismo artículo indica que el propósito de las acciones de cooperación internacional para el desarrollo que lleve a cabo el Estado Mexicano, tanto en su carácter de oferente como de receptor, es la promoción del desarrollo humano sustentable, mediante acciones que contribuyan a la erradicación de la pobreza, el desempleo, la desigualdad y la exclusión social; el aumento permanente de los niveles educativo, técnico, científico y cultural; la disminución de las asimetrías entre los países desarrollados y países en vías de desarrollo; la búsqueda de la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático; así como el fortalecimiento a la seguridad pública, con base en los principios de solidaridad internacional, defensa y promoción de los derechos humanos, fortalecimiento del Estado de derecho, equidad de género, promoción del desarrollo sustentable, transparencia y rendición de cuentas y los criterios de apropiación, alineación, armonización, gestión orientada a resultados y mutua responsabilidad. En términos del artículo 7 del mismo ordenamiento, el 28 de septiembre de 2011 fue creada la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo como órgano desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores y con las atribuciones, entre otras de concertar, coordinar y estimular las políticas y acciones de cooperación internacional para el desarrollo con las dependencias y entidades de la APF. Por ende, es función de esta Agencia la gestión integral -planeación, evaluación y seguimiento- de programas y proyectos que devienen de los acuerdos básicos de cooperación, en coordinación con las instituciones cooperantes que correspondan. Como se desprende de lo anterior, la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo tiene responsabilidades que le competen de manera exclusiva en la definición y ejecución de la política de cooperación internacional para el desarrollo y del presupuesto destinado a la materia participan distintas dependencias, organismos e instituciones, sin embargo, la política de cooperación internacional para el desarrollo, que es de carácter transversal, debe coordinarse con lo establecido en los programas sectoriales de las distintas dependencias en el ámbito de sus respectivas competencias; dicha coordinación es atribución y responsabilidad de la AMEXCID. Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024   En el presente sexenio el gobierno federal ha recuperado la tradición diplomática del Estado mexicano que tan positiva resultó para nuestro país y para el mundo y que está plasmada en la Carta Magna en los principios normativos que a continuación se enumeran: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para el desarrollo; el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos y la lucha por la paz y la seguridad internacionales. 3.- Siglas y acrónimos AD 2030: Agenda de Desarrollo 2030. AGCED: Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo. AMEXCID: Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo. AOD: Ayuda o Asistencia Oficial al Desarrollo. APF: Administración Pública Federal. CAD: Comité de Asistencia al Desarrollo. CELAC: Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. CEPAL: Comisión Económica para América Latina y el Caribe. CID: Cooperación Internacional para el Desarrollo. COMAR: Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados. CSS: Cooperación Sur-Sur. CTr: Cooperación Triangular. IESs: Instituciones de Educación Superior. EUA: Estados Unidos de América. INB: Ingreso Nacional Bruto. INM: Instituto Nacional de Migración. LCID: Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo. MIR: Matriz de Indicadores de Resultados. Multisectorial: Que implica el involucramiento y conocimiento de varias que aportan a un tema en cuestión. Multinivel: Involucrar a los diferentes niveles de gobierno en una acción. OCDE: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. ODS: Objetivos de Desarrollo Sostenible. OEA: Organización de Estados Americanos. ONU: Organización de las Naciones Unidas. OSC: Organización de la Sociedad Civil. PDI: Plan de Desarrollo Integral. PIB: Producto Interno Bruto. PND: Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024. PROCID: Programa de Cooperación Internacional para el Desarrollo. RENCID: Registro Nacional de Cooperación Internacional para el Desarrollo. RMEs: Representaciones de México en el Exterior. SICID: Sistema de Información de Cooperación Internacional para el Desarrollo. SNU: Sistema de Naciones Unidas. Socios comerciales: Los socios comerciales son aquellos países con los que México realiza transacciones comerciales internacionales entendidas como importaciones y/o exportaciones. Socios cooperantes/ Países socios: Para efectos de este programa son los Estados Nación con los que México sostiene una relación de cooperación para el desarrollo, de oferta o recepción. Sustentada en convenios internacionales. Sistema de Cooperación Internacional para el Desarrollo: Se entiende como el andamiaje que la LCID prevé como pilares de la cooperación, es decir, el PROCID, el RENCID, la LCID y la AMEXCID(1). SEGOB: Secretaría de Gobernación. SRE: Secretaría de Relaciones Exteriores. SEDENA: Secretaría dela Defensa Nacional. SEMAR: Secretaría de Marina. SSPC: Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana SHCP: Secretaría de Hacienda y Crédito Público. BIENESTAR: Secretaría de Bienestar. SEMARNAT: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. SENER: Secretaría de Energía. SE: Secretaría de Economía. AGRICULTURA: Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. SICT: Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes. SFP: Secretaría de la Función Pública. SEP: Secretaría de Educación Pública. SALUD: Secretaría de Salud. STPS: Secretaría del Trabajo y Previsión Social. SEDATU: Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. CULTURA: Secretaría de Cultura. SECTUR: Secretaría de Turismo. INPI: Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas. CONACYT: Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología 4.- Origen de los recursos para la instrumentación del Programa. La totalidad de las acciones que se consideran en este Programa, incluyendo aquellas correspondientes a sus Objetivos prioritarios, Estrategias prioritarias y Acciones puntuales, así como las labores de coordinación interinstitucional para la instrumentación u operación de dichas acciones y el seguimiento y reporte de las mismas, se realizarán con cargo al presupuesto autorizado de los ejecutores de gasto participantes en el Programa, mientras éste tenga vigencia. 5.- Análisis del estado actual. La cooperación internacional para el desarrollo constituye un pilar y una demostración de los esfuerzos colectivos de la humanidad para construir a un mundo más justo, pacífico y próspero. La práctica de la cooperación ha evolucionado de múltiples y significativas formas en las últimas décadas, motivada por tres factores centrales, a saber: la solidaridad internacional que busca mejorar las condiciones de todas las personas, en todos los países, con prioridad para aquellos en situaciones más vulnerables; enfrentar los retos globales o regionales que ningún país puede enfrentar de manera aislada, como las consecuencias del cambio climático; y en tercer lugar, promover la imagen e intereses legítimos de cada país, mejorando nuestra capacidad de interlocución y diálogo. (el llamado "poder suave")(2). La política mexicana implementada en el marco de cooperación internacional para el desarrollo, promueve una visión integral de los aspectos sociales, económicos y medioambientales, en línea con la concepción de la AD 2030 adoptada por la ONU en 2015, constituyendo un compromiso constante del Estado mexicano. Para esta administración, a diferencia de administraciones anteriores que, si bien trabajaron en dotar un modelo de cooperación 100% nacional, dotado de herramientas metodológicas y lógica sistémica, no había logrado concretar acciones de gran impacto por su innovación y por la magnitud de los recursos invertidos en los países prioritarios de esta política.   La presente administración, busca aprovechar el andamiaje jurídico e institucional de la cooperación internacional para el desarrollo para potenciar la presencia de México en Centroamérica y remontando la débil coordinación interinstitucional entre las entidades de la APF y enfocando los esfuerzos de la cooperación en incidir de manera más cercana en el bienestar de la población de nuestros países vecinos. En esa lógica, este nuevo enfoque también buscará diferenciar por regiones la cooperación recibida y con ello coadyuvar al desarrollo de regiones menos favorecidas en el entorno nacional. La política mexicana de cooperación internacional para el desarrollo en el contexto de la presente administración, es congruente con todos los principios plasmados en el PND 2019-2024, especialmente con: No dejar a nadie atrás, no dejar a nadie fuera La cooperación mexicana coadyuva en sus vertientes de oferta y recepción, a potenciar y compartir prácticas locales e internacionales de política pública, con un énfasis en las poblaciones vulnerables, un enfoque integrador que promueve la igualdad de género sustantiva y sostenible, así como la promoción y el respeto de los Derechos Humanos. Esta visión incluyente es también compartida por la AD 2030 que impulsa el principio de "No dejar a nadie atrás" y con el cual la cooperación mexicana comulga. No más migración por hambre o por violencia La política mexicana de cooperación internacional para el desarrollo, busca coadyuvar de forma sustantiva al desarrollo integral de México y el de nuestros países vecinos para que todos los ciudadanos en la región puedan vivir con dignidad y seguridad en la tierra en la que nacieron. La cooperación mexicana también se rige por una serie de principios, que buscan que los proyectos de desarrollo coordinados e impulsados por la AMEXCID, operen de forma responsable y respetuosa de los derechos fundamentales de las poblaciones en México y en otros países. En concordancia con los principios mencionados en el PND, el artículo 1 de la LCID, dicta los principios con los cuales el gobierno mexicano debe instrumentar sus actividades de colaboración externa, que son: la solidaridad internacional, la defensa y promoción de los derechos humanos, el fortalecimiento del Estado de Derecho, la igualdad de género, la promoción del desarrollo sustentable, la transparencia y rendición de cuentas y los criterios de apropiación, alineación, armonización, gestión orientada a resultados, la construcción de alianzas multiactor así como la responsabilidad compartida, rendición de cuentas y transparencia. De manera adicional y evocando los principios que han regido la CID durante más de tres décadas y en línea con los compromisos de México en el marco de la Alianza Global por la Eficacia de la Cooperación, las acciones, proyectos y programas de México en la materia se regirán por los siguientes principios y lineamientos: 1.     Apropiación y alineación. Se toma en cuenta la demanda de los países receptores y en concordancia con sus propias prioridades y planes de desarrollo. 2.     Armonización. Se llevan a cabo procesos de coordinación e intercambio de información con otros oferentes para evitar la fragmentación, teniendo en cuenta los beneficios de la diversidad y la innovación que conlleva la participación de nuevos actores en esquemas de provisión de cooperación. 3.     Alineación con la Agenda 2030. Todas las acciones de cooperación internacional para el desarrollo impulsadas por México y sus socios, deberá contribuir al cumplimiento de las metas y ODS enmarcados en la AD 2030. 4.     Gestión orientada a resultados. Implica una gestión e implementación con vistas a los resultados deseados y utilizando la información para mejorar la toma de decisiones, procurando establecer marcos de seguimiento. 5.     Mutua responsabilidad. Donantes y socios son responsables de los resultados del desarrollo, fomentando la transparencia y un enfoque participativo. 6.     Transparencia y rendición de cuentas. Tener disponible información clara y actualizada. 7.     Derechos Humanos. Las acciones de cooperación emprendidas por el Estado mexicano velarán por el pleno respeto de los derechos humanos. Esto incluye respetar los principios de igualdad y no discriminación entre todas las personas, con atención específica a grupos y personas en situaciones de marginación o vulnerabilidad, incluyendo personas con discapacidad, migrantes y pueblos indígenas, ente otros. 8.     Inclusión y formación de alianzas entre diversos actores. La formulación de la política, así como los proyectos y acciones de cooperación, incorporarán, en la medida de sus competencias y pertinencia, la participación de distintos actores incluyendo gobiernos subnacionales, la sociedad civil organizada, el sector privado y la academia. 9.     Complementariedad. Los proyectos ejecutados y las acciones realizadas deben ser un apoyo a los esfuerzos nacionales en favor del desarrollo de los países y en ningún momento buscarán la creación de dependencia con la colaboración ofrecida. 10.   Sostenibilidad. Los proyectos y acciones instrumentados deben contribuir a establecer procesos de desarrollo eficaces e independientes, orientados a la generación de capacidades propias que contemplen la colaboración externa como un catalizador inicial o coyuntural del desarrollo, e involucrando activamente a los actores de los países beneficiarios de la colaboración. 11.   Cofinanciamiento. Los proyectos y acciones implementados intentarán en lo posible, que las partes involucradas contribuyan de manera activa con recursos financieros, humanos, técnicos o en especie, para su desarrollo evitando esquemas asistenciales. La Cooperación Internacional para el Desarrollo en el PND 2019-2024 La política mexicana de cooperación internacional para el desarrollo contribuye, en el marco de la política exterior, a la consecución del numeral 1 POLÍTICA Y GOBIERNO, concretando relaciones de cooperación, amistad y respeto con todos los países del mundo y, particularmente, para las naciones hermanas de América Latina y el Caribe. Esta política de manera transversal coadyuva al fortalecimiento de políticas públicas nacionales; así como de planes de desarrollo de terceros países.
Asimismo, la cooperación internacional para el desarrollo es un tema transversal a toda la Administración Pública Federal, como instrumento para compartir y transferir conocimiento, prácticas y políticas en temas que abarcan los principios rectores planteados en el PND.  
En concordancia con ello, México se define como un actor dual de la cooperación internacional para el desarrollo, ya que al tiempo que recibe AOD, es un importante proveedor de CSS desde la década de los ochentas. Sus múltiples pertenencias, hacen de México un articulador preponderante entre los países en desarrollo y los llamados donantes tradicionales. Gráfica. Comparativo AOD: global vs. México.
Fuente: Elaboración propia con estadísticas OCDE. https://stats.oecd.org/qwids/#?x=1&y=6&f=2:112,4:1,7:1,9:85,3:51,5:3,8:85&q=2:112+4:1+7:1+9:85+3:51+5:3+8:85+1:1,2,25,26+6:2008,2009,2010,2011,2012,2013,2014,2015,2016,2017,2018,2019&lock=CRS1 Su vocación de cooperante, permite a México colaborar en diversos temas y con múltiples interlocutores de manera simultánea, esta dualidad es una de las fortalezas más valoradas entre los socios de la cooperación. Principales problemas públicos que se buscan atender y acciones a seguir a través de la CID Uno de los problemas más comunes es el deficiente aprovechamiento e inadecuada distribución de los recursos que México recibe a través de la CID, para que éstos se enfoquen en atender las necesidades de las comunidades más marginadas de nuestro país. En tal virtud, el objetivo prioritario 1 del presente Programa se orientará a "contribuir a alcanzar los objetivos generales de la política interior, en materia de paz, Estado democrático y de derecho; bienestar social; y desarrollo económico de la población mexicana, con apoyo de la cooperación internacional recibida". En particular, se buscará contribuir al bienestar social y al desarrollo económico de los estados del sur sureste del país y a emprender alianzas en las que participen diversos actores para el desarrollo nacional. Adicionalmente, en el ámbito de la Recepción de Cooperación Internacional para el Desarrollo, México buscará seguir fortaleciendo sus relaciones con donantes tradicionales bilaterales y multilaterales con los que se mantienen relaciones de CID.   Considerando la pertenencia de México a América del Norte, se buscará robustecer y reforzar las relaciones y flujos de la CID nacional, con Estados Unidos y Canadá para alcanzar prosperidad y seguridad compartida. México buscará además cultivar relaciones innovadoras, sostenibles y paritarias con sus socios estratégicos, no sólo para el fortalecimiento de políticas nacionales, sino para la creación de alianzas para el desarrollo que puedan impactar en la región. Además, en su rol de receptor, México tomará las buenas prácticas de otras naciones para enfrentar los principales problemas del siglo XXI. A través de una CID revitalizada, enfocada en la implantación de programas y proyectos de cooperación que beneficien directamente a la población de México y nuestros países socios, así como en el fortalecimiento institucional a través del intercambio de mejores prácticas, México enfrenta retos importantes como reducir la migración, combatir las consecuencias del cambio climático, fortalecer los sistemas de salud y la seguridad pública, entre otros. En dicho marco, durante la presente administración retomamos el mandato de la Agenda 2030 de poner fin a la inequidad, desigualdad y exclusión a través de la implantación de proyectos y programas de desarrollo sostenible, que tengan como objetivo el bienestar social, el impulso a la ciencia y tecnología, al deporte, la cultura y la educación, así como a la asistencia humanitaria, en colaboración con otros países. Otro de los principales problemas que se busca atender es la insuficiente efectividad de la oferta de CID hacia nuestros países socios, con miras a promover el desarrollo humano sostenible de esos países e incidir en atender las causas estructurales de la migración de nacionales de terceros países, particularmente centroamericanos, quienes por cuestiones económicas, políticas o sociales deciden dejar sus países de origen. En este sentido, el objetivo prioritario 2 del PROCID se ha propuesto "lograr que la política mexicana de CID, contribuya al desarrollo humano sostenible de nuestros socios, con prioridad en las poblaciones de Centroamérica y el Caribe", enfatizando la solidaridad, responsabilidad e intereses de México, así como el rol de nuestro país como un articulador de voluntades internacionales para beneficiar a América Latina. Es por ello que México fortalecerá la cooperación en todos sus ámbitos con los países de América Latina, especialmente con Centroamérica, ya que el desarrollo sostenible de esa región está estrechamente vinculado con el nuestro. Asimismo, contribuiremos al desarrollo sostenible de México y otros países, a través de la cooperación internacional, que encauce recursos, bienes, tecnología, conocimientos y experiencias hacia las zonas de mayor rezago. Para esta administración, la CID ha cobrado relevancia significativa, desde una visión humanista del desarrollo. El PDI(3) ha reforzado el interés de México por incidir en el desarrollo de nuestra región. Para esta nueva etapa, en concordancia con la LCID, la oferta de cooperación considera como área prioritaria en primer término a Centroamérica y posteriormente al resto de los países de América Latina y el Caribe. Asimismo, se concentrarán esfuerzos para coadyuvar al desarrollo del sur-sureste de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, de conformidad con las prioridades enmarcadas en el Plan para el Desarrollo Integral para Centroamérica. Adicionalmente, se dará relevancia a la consolidación de la cooperación con los países miembros de la Alianza del Pacífico, conformada por México, Colombia, Chile y Perú; para impulsar el crecimiento económico, la integración y la proyección de América Latina a nivel global. México atenderá las solicitudes de acciones de CID para el resto de los países en desarrollo, de Asia, África, Europa y Oceanía en consonancia con las prioridades de política exterior de la Cancillería. Por otro lado, ante el problema de la insipiente incidencia de México en la implementación de Agendas globales para el Desarrollo, se buscará que a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores se asegure un posicionamiento internacional en los diversos foros de cooperación enfocado y estratégico, evitando la participación inercial de nuestro país en mecanismos y foros sin una valoración previa sobre la pertinencia, relevancia política e implicaciones institucionales de cada participación. Para ello, el presente Programa puntualiza en su objetivo prioritario 3, "contribuir al cumplimiento de las agendas regionales y globales de desarrollo, mediante la participación activa de México en Foros y Mecanismos de cooperación". Actualmente, como parte del seguimiento de la AD 2030 a nivel nacional, la AMEXCID custodia la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 17 "Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible", donde la cooperación internacional y la implementación de alianzas estratégicas multiactor para el desarrollo, son esenciales para lograr este objetivo. En ese tenor la AMEXCID, contribuirá participando de forma activa en los mecanismos de coordinación nacional y con metodologías y espacios de diálogo constructivo para la implementación de soluciones multiactor considerando los principios de la eficacia de la CID. Nuestra visión estará centrada en contribuir al desarrollo sostenible de México y de otros países, principalmente de la región de Centroamérica y el Caribe, a través de la cooperación internacional, que encauce recursos, bienes, tecnología, conocimientos y experiencias hacia las zonas de mayor rezago, fomentando el desarrollo humano sustentable y atacando las causas estructurales de la migración en la región, la pobreza y las desigualdades. Otra problemática a abordar es la insuficiente capacidad de gestión de la CID, del Sistema Mexicano de CID. No obstante, los esfuerzos de administraciones anteriores, por dar cumplimiento a la LCID y desde la Agencia Mexicana proveer de estructuras, herramientas, mecanismos y metodologías para lograr una mejor gestión, los resultados aún presentan rezagos para lograr una coordinación y gestión de CID óptimas. En este sentido, el objetivo 4 del PROCID se ha propuesto "fortalecer la gestión eficaz de la CID, mediante la institucionalización de instrumentos, herramientas, metodologías y capacidades al servicio del Sistema Mexicano de CID". Para cumplir con esta política de CID, México fortalecerá su Sistema Integral en la materia, definido por la LCID, con el propósito de poner a la vanguardia los mecanismos institucionales en materia de ordenamiento e instrumentación de la cooperación mexicana para el desarrollo. Cabe señalar que los recursos dedicados a esta política son conforme al tamaño de la economía nacional. Durante 2007 el Congreso presentó la LCID, aprobada en 2011, reforzando la institucionalidad y configurando la política de Estado sobre esta actividad. A partir de la publicación de la LCID en el DOF, se constituye el Sistema Mexicano de CID(4), que busca la articulación efectiva de los recursos nacionales necesarios para generar acciones de CID. Los principales componentes del Sistema son los siguientes pilares estratégicos: 1.     Pilar jurídico: la LCID, que rige los demás pilares y que tiene por objeto dotar al Poder Ejecutivo Federal de los instrumentos necesarios para la programación, promoción, concertación, fomento, coordinación, ejecución, cuantificación, evaluación y fiscalización de acciones y programas de CID entre México y los gobiernos de otros países así como con organismos internacionales, para la transferencia, recepción e intercambio de recursos, bienes, conocimientos y experiencias educativas, culturales, técnicas, científicas, económicas y financieras. 2.     Pilar institucional: la AMEXCID, órgano desconcentrado de la SRE con autonomía técnica y de gestión, fue creada el 28 de septiembre de 2011 y que tiene el mandato de concertar, coordinar y estimular la CID desde la perspectiva dual, así como la implementación de este programa. 3.     Pilar estratégico: el PROCID, el cual constituye la base para la planeación y ejecución de las acciones de cooperación internacional. Este programa es derivado del PND, es de carácter especial y es elaborado con aportaciones de instituciones de la APF, que forman parte del Consejo Consultivo de la AMEXCID y además es nutrido con aportaciones de socios no estatales que contribuyen a la CID. 4.     Pilar estadístico: el RENCID que alimenta al SICID con información de las acciones de cooperación realizadas por diversas entidades y dependencias de la APF. La AMEXCID ha desarrollado una metodología de cuantificación de la CID, con objeto de cumplir con los requerimientos de la propia LCID (Art. 12), que indica que, con apoyo en los datos del RENCID, la AMEXCID deberá desarrollar una metodología para contabilizar el total de los recursos humanos, financieros y técnicos que el conjunto de los cooperantes mexicanos destinen a este propósito. Además de ello el Sistema cuenta con el Consejo Consultivo, así como con los Consejos Técnicos como instrumentos de vinculación con los diversos actores de la cooperación. El Consejo Consultivo de la AMEXCID es el principal mecanismo de coordinación y comunicación entre las entidades del Gobierno Federal en materia de oferta y recepción de CID, y fue creado en cumplimiento al Capítulo IV, artículo 15 de la LCID, que indica que "el Consejo Consultivo de la AMEXCID se constituye con el propósito de contribuir a la formulación del PROCID, o su equivalente, y de la política pública en esta materia, cuya definición es responsabilidad de la SRE". Mediante la participación de las 18 Secretarías y las dos entidades que lo conforman, AMEXCID se constituye como una plataforma de interlocución y diálogo multisectorial al servicio de esta política pública. Durante esta Administración, se buscará que los acuerdos adoptados en el seno del Consejo permitan una adecuada interlocución y articulación de las dependencias cooperantes, buscando la innovación de las acciones y la optimización de los recursos invertidos en la CID mexicana. De forma complementaria, la creación de los Consejos Técnicos(5) de la AMEXCID, demuestran un esfuerzo por consolidar la política del CID, como una política de Estado. Con estos Consejos, la AMEXCID estableció seis diferentes mecanismos de diálogo sistemático con actores mexicanos en materia de cooperación internacional, de conformidad con los artículos 16 y 19, fracción VI, de la LCID. 1.     Consejo Técnico Social 2.     Consejo Técnico Empresarial 3.     Consejo Técnico de Gobiernos Locales 4.     Consejo Técnico Académico y Científico (conocimiento e innovación) 5.     Consejo Técnico de Alto Nivel 6.     Consejo Técnico del Agua 7.     Consejo Técnico de las niñas y niños Caber resaltar que el 6 de agosto de 2019, se instaló el Consejo de los niños y las niñas de la AMEXCID, con el objetivo de insertar la visión de la niñez en los esfuerzos de cooperación que México emprende y promover la participación de los más jóvenes en procesos de toma de decisión sobre políticas públicas. Durante esta nueva etapa, en la vida de estos mecanismos, la AMEXCID renovará sus membresías y trabajará para lograr una adecuada articulación de la CID con otros actores del desarrollo, en concordancia con la AD 2030. Estos espacios, representan una valiosa oportunidad de integrar a los diferentes actores del desarrollo en el diseño, implementación, monitoreo y evaluación de la política de CID mexicana. De igual forma constituyen vehículos de gran utilidad para generar alianzas multiactor desde una perspectiva de desarrollo sostenible y representan un brazo articulador externo a la AMEXCID con potencial de generar acciones innovadoras de CID en contextos atípicos. Finalmente, prevalece el problema de la ineficiente operación institucional para la promoción económica de México y la insuficiente difusión de las oportunidades que México brinda en cuestión turística, cultural y económica, en ese sentido, se propone, a través del objetivo prioritario 5 del presente Programa, fortalecer las capacidades de los mecanismos de promoción internacional económica, turística y cultural de México, a través de nuestras Representaciones Mexicanas en el Exterior. Con ello se intenta robustecer la difusión de las oportunidades que brinda México. Para lograr este objetivo, se buscará tener recursos humanos capacitados en materia de promoción internacional y recursos económicos para la promoción de México en el exterior. 6.- Objetivos prioritarios
En un esfuerzo por atender el rol de México como oferente y receptor de cooperación, mantener la presencia de México en los foros y discusiones globales de desarrollo, consolidar la gestión de la cooperación de todo el Sistema de CID y por promover a México en el mundo, es que este programa plantea cinco Objetivos Prioritarios para esta administración:
Objetivos prioritarios del PROCID 2021-2024
1.- Contribuir a alcanzar los objetivos generales de la política interior, en materia de paz, Estado democrático y de derecho; bienestar social y, desarrollo económico de la población mexicana, con apoyo de la cooperación internacional recibida.
2.- Lograr que la política mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, contribuya al desarrollo humano sostenible de nuestros socios, con prioridad en las poblaciones de Centroamérica y el Caribe.
3.- Contribuir al cumplimiento de las agendas regionales y globales de desarrollo, mediante la participación activa de México en Foros y Mecanismos de cooperación.
4.- Fortalecer la gestión eficaz de la cooperación internacional para el desarrollo, mediante la institucionalización de instrumentos, herramientas, metodologías y capacidades al servicio del Sistema Mexicano de CID.
5.- Promover a México a través de la diplomacia cultural y acciones de promoción económica y turística, para impulsar el crecimiento económico y la marca país.
  6.1.- Relevancia del Objetivo prioritario 1: Contribuir a alcanzar los objetivos generales de la política interior, en materia de paz, Estado democrático y de derecho; bienestar social; y desarrollo económico de la población mexicana, con apoyo de la cooperación internacional recibida El PND 2019-2024 establece como objetivo superior "el bienestar general de la población", a través de "la construcción de un modelo viable de desarrollo económico, de ordenamiento político y de convivencia entre los sectores sociales, que garantice un progreso con justicia y un crecimiento con bienestar". Los 12 principios rectores y las estrategias contenidas en los cuatro numerales generales del PND se abocan hacia ese propósito, y en el mismo sentido estarán orientados los Programas derivados del Plan. En este sentido y, ante la problemática para mejorar la articulación institucional para la ejecución eficaz de la recepción de CID, el PROCID 2021-2024 se enmarca en esta nueva concepción del desarrollo nacional, uno que "subsane las injusticias sociales e impulse el crecimiento económico sin provocar afectaciones a la convivencia pacífica, a los lazos de solidaridad, a la diversidad cultural ni al entorno". En este sentido, se orientará a la gestión eficiente de la CID, acorde con el principio rector "no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie afuera", contribuyendo así al bienestar económico y social de todos los mexicanos, principalmente aquellos que menos tienen. El Objetivo 1 del PROCID 2021-2024 es transversal a los cuatro apartados del PND. Según los datos más recientes de la OCDE, el crecimiento de la economía global no se ha traducido en mayores montos de cooperación. Los países llamados "donantes tradicionales" (miembros del Comité de Asistencia al Desarrollo de la OCDE) alcanzaron colectivamente un monto de 146.6 mil millones de dólares en materia de AOD en 2017. Dicho monto representó un 0.31% de su INB, lo que representó un descenso del 0.6% alcanzado en 2016. En contraste la Ayuda Humanitaria de estos países se incrementó en 6.1%, alcanzando los 15.5 mil millones de dólares también en ese año. México estima necesario que los países donantes tradicionales incrementen los montos de su cooperación, y que aquellos que han establecido compromisos voluntarios, como alcanzar el 0.7% de su INB para la AOD, lo cumplan. Acorde con el crecimiento de las capacidades económicas e institucionales de los países en desarrollo, los esquemas de CSS y CTr han cobrado fuerza durante las últimas décadas y, por tanto, aquellos países, incluido México, que la practican se han posicionado fuertemente como actores relevantes dentro de un sistema que requiere recursos y esfuerzos renovados. No sólo se han sumado nuevos actores, también han surgido esquemas innovadores para el flujo de recursos humanos, técnicos y financieros además del intercambio de conocimientos en plataformas diversas. En este nuevo contexto, y en virtud de que en los últimos años ha habido insuficientes instrumentos de planeación y metodología en esta materia, es indispensable que México se posicione como un país con un sistema de gestión de la cooperación eficiente y sólido, que cuente con mecanismos de planeación y metodológicos en distintos niveles para ordenar y coordinar la gestión eficaz de la cooperación internacional que nuestro país recibe. Gráfica AOD.   Fuente: OCDE Desarrollo en Transición y Países de Renta Media. Nuestro país y la región de América Latina y el Caribe enfrentan retos de desarrollo cambiantes y complejos que reclaman un nuevo enfoque. El concepto de "desarrollo en transición" complementa el enfoque de Países de Renta Media, y hace hincapié en la necesidad de repensar tanto las políticas nacionales como la cooperación internacional. En última instancia, se busca continuar apoyando a los países más allá del indicador de ingreso per cápita, para alcanzar logros de desarrollo duraderos. Los procesos de desarrollo no están definidos por una sucesión de etapas lineales vinculadas únicamente al incremento del PIB per cápita. México alienta que la cooperación internacional sea incluyente y facilite a que países en todos los niveles de desarrollo participen de ella en igualdad de condiciones. Como pares, los países pueden integrar y formar parte de alianzas en torno a políticas concretas, afrontar los retos del desarrollo con respuestas multilaterales y multidimensionales, y promover la participación de actores clave, como el sector privado y la sociedad civil. Es menester que la CID se construya en torno a las prioridades y estrategias nacionales de cada país, reforzando sus capacidades domésticas. Esto ayudará a los Países de Renta Media y en Desarrollo en Transición a diseñar, aplicar y evaluar sus propias políticas prioritarias de desarrollo, lo que a su vez, colocará a dichas políticas como el elemento central de sus acciones y favorecerá a que se alineen con los retos internacionales comunes y con los bienes públicos globales. La AMEXCID promueve una estrategia en favor de la CID, que remonta modelos asistencialistas en favor de aquellos de carácter más horizontal y de beneficios compartidos enmarcados en acuerdos y agendas multilaterales de desarrollo. México ha fortalecido sus capacidades para acceder a los flujos de AOD de manera efectiva. De acuerdo con cifras de la OCDE, el país pasó de recibir 98.7 a 737.5 millones de dólares entre 2001 y 2017. Durante el periodo 2013-2017, México recibió una AOD promedio del orden de 646.6 millones de dólares. Ello indica el nivel de apropiación de los proyectos por las instituciones mexicanas. Gráfica. Comparativo AOD: global vs. México.  
Fuente: Elaboración propia con estadísticas de https://stats.oecd.org/qwids/#?x=1&y=6&f=2:112,4:1,7:1,9:85,3:51,5:3,8:85&q=2:112+4:1+7:1+9:85+3:51+5:3+8:85+1:1,2,25,26+6:2008,2009,2010,2011,2012,2013,2014,2015,2016,2017,2018,2019&lock=CRS1 De acuerdo con los datos sobre AOD del CAD de la OCDE, si bien, México no se encuentra entre los diez mayores receptores de AOD en el Mundo durante 2016, se ubicó como el cuarto mayor receptor dentro del continente Americano después de Cuba (2,678 mmd), Colombia (1,107 mmd) y Haití (1,074 mmd). Considerando el papel de México como País de Renta Media, lo anterior refleja una alta capacidad de gestión en lo que respecta a la recepción de cooperación del país. Los tres mayores donantes de México en el año de referencia fueron Alemania, Estados Unidos y Reino Unido. Tabla. AOD socios cooperantes de México. Fuente: Elaboración propia con estadísticas de la OCDE. https://stats.oecd.org/qwids/#?x=1&y=6&f=2:112,4:1,7:1,9:85,3:51,5:3,8:85&q=2:112+4:1+7:1+9:85+3:51+5:3+8:85+1:10,14,20,23,24+6:2008,2009,2010,2011,2012,2013,2014,2015,2016,2017,2018,2019&lock=CRS1 A su vez, México destaca la recepción de cooperación multilateral; en el marco del SNU, así como en el contexto de los espacios iberoamericano e interamericano. Se identifican acciones de CID con 21 Agencias del SNU en sectores prioritarios para el país. El Gobierno de México plantea una nueva política exterior multilateral transformadora basada en: (1) impulsar sociedades incluyentes, abiertas, prósperas y felices; (2) avanzar en la consecución de los ODS AD 2030 y el combate al cambio climático; (3) promover la igualdad de género y no discriminación; (4) ser un actor congruente en materia de derechos humanos; y (5) ser un actor relevante en favor del desarme, la seguridad internacional y la paz sostenible. Para México, es fundamental mantener relaciones productivas con los donantes, miembros del CAD presentes en México, durante esta administración se aprovecharán más que nunca sus aportes para apuntalar los esfuerzos nacionales, principalmente para el desarrollo el desarrollo de la región sur-sureste de México También se generarán alianzas donde el conocimiento sea la materia fundamental del intercambio entre países.   Asimismo, ante la problemática del desconocimiento de los resultados de la CID tanto dentro y fuera del país, así como la duplicidad de esfuerzos de CID, durante este periodo se buscará dirigir de manera eficaz y con precisión, a los socios donantes, hacia una colaboración más estratégica, armonizada y sin duplicidad en la ejecución de los proyectos, al tiempo que se intensificará la emisión de información clara y oportunidad de las acciones en materia de cooperación que México realiza, a fin de que tanto a nivel nacional como internacional haya un mayor conocimiento y sensibilidad de los alcances de esta política pública. 6.2.- Relevancia del Objetivo prioritario 2: Lograr que la política mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, contribuya al desarrollo humano sostenible de nuestros Países socios, con prioridad en las poblaciones de Centroamérica y el Caribe La CID, además de estar inscrita como principio normativo de la política exterior en el artículo 89 fracción X de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es el resultado de una amplia tradición diplomática de México. Nuestro país conduce su política exterior en apego a los principios constitucionales y de Derecho internacional, de manera articulada con las prioridades de política interior, en favor del desarrollo sostenible. Asimismo, es una estrategia de poder suave que acompaña las relaciones entre países, a fin de incrementar la capacidad de interlocución y dialogo, en favor de los intereses nacionales cómo la preservación de los bienes públicos globales, atención de la salud global, impulsando la presencia y activa participación de México en los principales foros multilaterales, como un actor comprometido con la arquitectura global para el desarrollo sostenible. La CID es una prioridad para el gobierno actual, que está en el centro de la política exterior mexicana, en congruencia con la amplia tradición nacional en la materia y el compromiso del país de generar un desarrollo compartido, principalmente con nuestros vecinos del sur. No obstante que los inicios de la CID de México se remontan a principios del Siglo XX; desde los años ochenta, México ha sido un proveedor de CSS, apoyando el desarrollo de los países vecinos de América Latina y el Caribe y se ha posicionado como un líder para el desarrollo en la región y a nivel global. En 1971 nace en la Cancillería, la Dirección General de Cooperación Técnica Internacional; en 1998, el Instituto Mexicano de Cooperación Internacional mismo que desaparecería en 2001 al transformarse formalmente en la Unidad de Relaciones Económicas Bilaterales y posteriormente, en 2011 en la AMEXCID.
De conformidad con la LCID, en su artículo 24, la política de cooperación internacional consiste en el conjunto de acciones de transferencia de recursos, bienes, conocimientos y experiencias educativas, culturales, técnicas, científicas, económicas y financieras, de terceros países y de organizaciones internacionales a México, y de México a terceros países, con el propósito fundamental de fortalecer en ambos casos las capacidades nacionales para el desarrollo. En efecto, los programas proyectos y acciones de cooperación, se han enfocado en el fortalecimiento de las capacidades institucionales de nuestras contrapartes, que aprovechan las buenas prácticas de política pública mexicana para desarrollar a sus países. Durante el anterior lustro, importantes iniciativas continuaron su implementación, o bien, fueron diseñadas para atender demandas específicas de nuestros Países socios. El Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica y las importantes iniciativas que impulsa, representa un hito del desarrollo regional.   Desde 2014 se cuenta con una metodología estandarizada que permite la comparabilidad de los datos obtenidos por el RENCID a través del tiempo, con base en ello, cada año se ha publicado la Cuantificación de la Cooperación Mexicana que da cuenta del esfuerzo nacional en pro del desarrollo internacional.
Fuente: Cuantificación de la cooperación mexicana https://www.gob.mx/amexcid/acciones-y-programas/cuantificacion-de-la-cooperacion-mexicana Así mismo la cuantificación de la oferta de cooperación de México, permite visibilizar a México como un actor global con responsabilidad para el desarrollo humano sustentable. Las cifras generadas por la AMEXCID, son asimismo reportadas por otras plataformas estadísticas y de conocimiento a nivel global, como el Global Cooperation Report, emitido por el CAD de la OCDE, donde nuestras cifras de cuantificación de la cooperación ofertada por México, se equiparán con el resto de las generadas por otros países emergentes. Asimismo, los programas bilaterales que se mantienen vigentes con diversos países de la región y extra regionales, dan cuenta de la amplitud, alcances y reputación de la cooperación mexicana en diversos ámbitos de acción. De 2013 a 2018, se cuantificaron en promedio 278 nuevos proyectos de oferta de cooperación de México, gran parte de ellos en la modalidad de cooperación técnica y siendo América Latina y el Caribe el destino principal. Gráfica. Número de proyectos de CID México. */ Datos de enero a junio 2019 Fuente: Creación propia con información de Cuantificación de la cooperación mexicana https://www.gob.mx/amexcid/acciones-y-programas/cuantificacion-de-la-cooperacion-mexicana.   Como oferente de cooperación, México ha alcanzado niveles de gestión e innovación de CID que son referentes globales; la instauración del Fondo México-Chile y México-Uruguay representan importantes mecanismos que permiten una planificación adecuada de las acciones, previsibilidad de los recursos asignados, la horizontalidad de los proyectos (costos y beneficios compartidos), así como un mayor impacto y sostenibilidad de los resultados alcanzados.
       Fondos de Cooperación en la AMEXCID
1.     Fondo mexicano de Cooperación internacional para el desarrollo con Iberoamérica
2.     Fondo México-España
3.     Fondo México -Uruguay
4.     Fondo México- Chile
5.     Fondo México- Alemania
6.     Fondo sectorial de Investigación (SRE-CONACyT)
7.     Fondo Conjunto México-Unión Europea
8.     Fondo México (antes Fondo de Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe)
9.     Fondo 33 - de Educación OEA
10.   Fondo México para la OEA
11.   Fondo Mexicano de Cooperación con América Latina y el Caribe
12.   Fondo Conjunto México Unión Europea
  Si bien, se tienen avances importantes en materia de oferta de cooperación para el desarrollo sostenible, aún subsiste el problema de la insuficiencia en la efectividad de la misma, con el fin de generar un verdadero desarrollo y bienestar entre los países socios de México, que promueva el desarrollo humano sostenible de esos países e incida en resolver los problemas más agudos. Adicionalmente, México ha destinado recursos limitados, principalmente humanos y técnicos, pero también financieros a esos países y ha promovido proyectos modestos con alcances acotados, al tiempo que ha habido poca o nula medición de los resultados, lo que ha provocado insuficiente efectividad de los esfuerzos de cooperación mexicana. En este sentido, el objetivo prioritario 2 del PROCID se ha propuesto contribuir al desarrollo humano sostenible de los países socios, enfatizando la solidaridad, responsabilidad e intereses de México, así como el rol de nuestro país como un articulador de voluntades internacionales para beneficiar a América Latina y en especial a Centroamérica. Para esta administración, la CID ha cobrado relevancia significativa, desde una visión humanista del desarrollo para México. El PDI(6) ha reforzado el interés de México por incidir en el desarrollo de nuestra región y se prevé destinar recursos significativos para la atención del mismo. Para esta nueva etapa, en concordancia con la LCID, la oferta de cooperación considera como área prioritaria en primer término a Centroamérica, se concentrarán esfuerzos para coadyuvar al desarrollo del sur-sureste de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, de conformidad con las prioridades enmarcadas en el PDI, y posteriormente al resto de los países de América Latina y el Caribe. En este sentido, en el marco del Fondo México, serán financiados nuevos e innovadores proyectos para atender no sólo iniciativas de infraestructura en Centroamérica, sino necesidades de desarrollo social de nuestros vecinos del sur, en congruencia con el Programa de Desarrollo Integral para Centroamérica. Con lo anterior como telón de fondo, México, a través de la CID, promoverá la importancia de la responsabilidad compartida en la atención de las causas estructurales de la migración, e insistirá en la importancia de avanzar en el diseño de modelos de desarrollo que coadyuven a que la migración suceda de manera regular, segura y ordenada. Adicionalmente, se dará relevancia a la consolidac